supportdenmark

Mayo 25, 2004

Calvo y la movida cultureta

Una de las peculiaridades de los políticos, sobre todo si ocupan cargo con derecho a presupuesto, es su instinto feroz a la hora de repartir billetes. Al menos billetes virtuales.
La ministra de Cultura, Carmen Calvo, compareció ayer en la comisión de Cultura del Congreso y prometió hacer muchas cosas, cosas que requieren una cantidad de dinero considerable. El dinero saldrá de esa maravillosa bolsa mágica que son nuestros impuestos, una bolsa que, por lo visto, no tiene fondo y surtirá de billetes fresquitos a la gente del cine, del teatro, a las editoriales... y aún quedará algo, unas migajas, para los museos y el patrimonio histórico, porque ya se sabe que los museos y el patrimonio histórico aportan tan poco a la cultura...
La ministra Calvo cree que la industria del ocio (lo de cultura, con permiso, ya se determinará en los años por venir) vive un “momento creativo brillante”. Tan brillante que no consiguen ser rentables y necesitan la muleta estatal hasta para levantarse por la mañana. Conviene hacer un poco de memoria y recordar los años en los que los ayuntamientos españoles se dedicaban a pagar a los grupos musicales de la “movida” para tocar en sus fiestas. Como ese dinero no salía de las entradas de la gente, los ayuntamientos tenían que fiarse de su instinto a la hora de decidir cuánto pagar a sus entrañables músicos. Un instinto, no cabe duda, muy favorable a los grupos que después se dedicaban a hablar maravillas de esos políticos tan enrollados (de hecho, lo siguen haciendo). El problema surgió cuando las arcas de los ayuntamientos empezaron a no estar lo suficientemente llenas como para sostener cierto tipo de dispendios, y los grupos que tanto aportaban a la cultura popular española tuvieron que cobrar en función de las entradas que eran capaces de vender. Entonces descubrimos que es mucho más fácil llenar un local si no hay que pagar por entrar, y que cuando es la gente la que decide qué hacer con su dinero queda mucho más claro lo que realmente vale y lo que no. Muchos de esos músicos tuvieron que cambiar de profesión (¿verdad, Ramón?), otros se limitaron a ajustar su nivel de vida a sus nuevos ingresos, pero todos, sin excepción, llevan veinte años añorando el paraguas del estado que tan bien les permitía vivir. La ministra Calvo habla de ampliar el tan añorado, aunque nunca desaparecido, sistema de la subvención a la industria del ocio en su conjunto. Eso nos otorgará el privilegio de pagar aún más por cada “producto cultural” que salga del magín de los “artistas” españoles. A cambio obtendremos productos aún peores, si es que eso es posible en algunos casos.

Escrito por Feyn Dem en: Mayo 25, 2004 6:31 PM
Comentarios

Hace ya ocho años que no sentía esta sensación de vértigo. Que manera de putear a la gente. Y lo que es peor que manera de putearme a mí.

Posted by: Tomanio en: Mayo 25, 2004 7:01 PM

Y no sólo pagarles a los "artistas". Parece que la señora Calvo se va a especializar, con la ayuda de los "artistas", en "desagraviar" a Marruecos porque unos cuantos miserables marroquíes nos estallaron unos trenes y nos mataron a un par de cientos de personas.

Posted by: Munio en: Mayo 25, 2004 7:14 PM

Según Expansión: "Un estudio difundido por el Instituto de Estudios Fiscales –integrado en Hacienda– afirma que la rebaja del IVA de discos y libros, prometida por el PSOE, beneficiaría principalmente a las rentas altas. Además, no impulsaría el control del déficit."

Los sociatas no dan una a derechas.

Posted by: Anteo en: Mayo 25, 2004 8:29 PM

Es que sus amiguitos "artistas" son todos de renta alta, los clásicos ricos con cargo de "conciencia". La ministra no trata de facilitar el acceso al mercado a gente que está empezando o carece de medios, trata de crear un "comité de artistas socialistas" que lleve a cabo la necesaria labor de adoctrinamiento de la masa.

Posted by: feyn dem en: Mayo 25, 2004 8:36 PM