supportdenmark

Junio 1, 2004

Las tres perversiones del candidato Borrell

Vía "Sandwiches en la Torre de la Vela" me he encontrado con las declaraciones de Borrell defendiendo un salario mínimo común en la UE para evitar la competencia entre países.
La frase delata varios de los esquemas mentales más perversos del señor Borrell y del partido socialista por extensión. El primero y más obvio es el odio perpetuo a la competencia como factor de creación de riqueza, un odio que nace de la pretensión de controlar todos los resortes económicos y sociales del país.
El segundo es el populismo. El salario mínimo, como ya han comentado algunos mucho mejor de lo que yo podría hacerlo, es un instrumento económico nulo cuyo único efecto real es la destrucción de empleo si se sitúa por encima del salario mínimo real del mercado. Sin embargo, resulta una herramienta propagandística muy efectiva, insinúa una falsa promesa de aumentar el nivel de vida de un sector de la población que lo más que puede esperar de una medida así es encontrar más dificultades para trabajar; y, en este caso que comento, recurre al arma populista por excelencia: el enemigo exterior y la barrera frente a su amenaza. Esa es la tercera perversión de Borrell.
Al sugerir un salario mínimo común para todo Europa, se sobreentiende que el nivel se situara muy por encima del de algunos de los nuevos países cuya mano de obra compite por puestos de trabajo industriales que ahora mismo encontramos en España. Ese nivel elevado estancaría el crecimiento de los nuevos países de la unión, cuyo mayor potencial reside en sus bajos costes laborales. Es imposible, y una estupidez económica digna de un ignorante mayúsculo, suponer que se puede imponer un nivel de ingresos por medio de una ley en países con situaciones económicas y sociales tan diferentes como las de los 25 países de la UE, de forma que sólo puedo deducir que el señor Borrell y el PSOE pretenden asegurar la "prosperidad" española poniendo trabas a otros países para desarrollarse. Proteccionismo de la vieja escuela.

Escrito por Feyn Dem en: Junio 1, 2004 6:43 PM
Comentarios

Me ha llamado la atención descubrir que cuando se introduce el elemento geográfico, las consecuencias contra los pobres se ven más claramente.

En este sentido, el mejor libro sobre las intervenciones de precios sigue siento Capitalism de George Reisman

Posted by: José Carlos Rodríguez en: Junio 1, 2004 9:04 PM