supportdenmark

Julio 30, 2004

A Francis Crick

“No se nos escapa que el emparejamiento específico que hemos postulado sugiere de inmediato un posible mecanismo de copia del material genético”. Esta frase, al final del artículo sobre la estructura del ADN publicado en Nature por James D. Watson y Francis H. C. Crick en abril de 1953, fue el pistoletazo de salida para la biología molecular y la base química de toda una explicación racional de la vida.
Ayer murió Francis Crick, el hombre que insistió en incluir la frase en el artículo frente a las reticencias de su compañero. Por supuesto, murió haciéndose preguntas y buscando respuestas. La historia del descubrimiento de la estructura del ADN es un retrato apasionante de lo esencial del trabajo científico, de las preguntas, los errores, del camino intricado que lleva a cientos de personas a avanzar paso a paso hacia un mismo lugar. Crick es uno de los nombres de esa historia pero, como el mismo explica espléndidamente en su libro “Qué loco propósito”, es sólo uno de los eslabones de una cadena de personas intrigadas por un mismo problema que va desde la determinación de la herencia con variación hasta la posibilidad de manipular esos cambios en un laboratorio; desde Darwin y otros antes que él, pasando por el propio Crick y llegando a los miles de investigadores que se afanan hoy en utilizar los conocimientos adquiridos para avanzar un paso más, para ser otro eslabón de la cadena.
Hoy su muerte pasará prácticamente desapercibida en los medios. Este hombre y la ciencia que ayudó a despegar deberán conformarse con pequeños artículos y comentarios de menos de un minuto en las noticias pero quienes nos hemos esforzado en apreciar el océano de conocimientos que nacen de ese artículo en Nature recordamos hoy lo fascinante de su descubrimiento, la misma estructura química de la vida. Como dijo al final de una conferencia la otra mitad de esta pareja de brillantes científicos: “Es tan hermoso, entiendan, tan hermoso”.

Escrito por Feyn Dem en: Julio 30, 2004 7:24 PM
Comentarios

Se muere un gran hombre de la ciencia y la noticia desaparece rapidísimamente de las portadas de los diarios de Internet. Aunque para ver titulares del estilo:

"Fallece Francis Crick, uno de los descubridores del ADN"

y párrafos con otras burradas del tipo:

"El co-descubridor de la "doble hélice", el código del ácido desoxirribonucleico (ADN), Francis Crick..."

Vaya con las agencias de noticias. Van a peor, últimamente ni saben escribir, ni traducir ni conocimientos básicos de ciencia. Ni descubrió el ADN, ni la doble hélice es el código de ADN.

En fin, descanse en paz uno de los obreros de la ciencia que puso una pieza en el edificio del conocimiento y nos ha ayudado a los que seguimos el loco camino de la ciencia.

Posted by: chesco en: Julio 30, 2004 8:08 PM