supportdenmark

Septiembre 6, 2004

Más papistas que el Papa

En política son comunes las carreras en busca del voto en forma de propuestas, contrapropuestas y reformas varias para tratar de quedar como el más preocupado por este o aquel tema de moda. Cual carrera de autos locos para llegar a ningún sitio, la mayor parte de las veces las consecuencias de estas competiciones absurdas se quedan en puro aire, afortunadamente.
El PP, en un esfuerzo por parecer más feminista e igualitarista que nadie, a tratado de pasar a las miniZPras por la izquierda proponiendo multas y penas de cárcel para quienes paguen distintos sueldos a hombres y a mujeres por el mismo trabajo. La dificultad principal de esta propuesta la encuentro en las últimas palabras: “el mismo trabajo”. Es un cliché de la izquierda el que hacer el mismo trabajo implica cobrar el mismo sueldo, independientemente, al parecer, de cómo se realice el trabajo en cuestión.
Yo cobro más que algunas mujeres que hacen “el mismo trabajo” que yo, y menos que otras. Algunas de estas mujeres hacen “el mismo trabajo” que yo, pero mejor, y otras lo hacen peor, siempre según el subjetivo criterio de quienes deciden estas cosas en mi empresa. Estar en el mismo puesto no implica hacer el mismo trabajo y no hay una tabla que permita medir esto “científicamente” fuera de un mercado libre. El precio del trabajo está tan sujeto al mercado como cualquier otra mercancía y, en realidad, esta es la única forma de medirlo sin caer en la injusticia. ¿Tiene un empresario que pagar lo mismo a dos personas por estar en el mismo puesto si su desempeño laboral es diferente? ¿Podríamos considerar eso justo? Yo he tenido a más mujeres que hombres como jefes, he cobrado más y menos que mujeres que hacían “el mismo trabajo” que yo y me ha podido parecer más o menos justo pero nunca he achacado estas diferencias a un tratamiento desigual por el sexo sino a una valoración diferente de mi trabajo por parte del empresario de turno. Esa es mi experiencia en un sector donde la movilidad y la competencia son moneda común, la mejor moneda para eliminar la discriminación.

Escrito por Feyn Dem en: Septiembre 6, 2004 9:19 PM
Comentarios

El trabajo es un factor muy heterogéneo. Y lo más que puede hacer un juez es ver si está en la misma categoría profesional o no. Pero es que eso es lo de menos. Yo cobro menos que Concha García Campoy y a nadie se le ocurre que sea por discriminación de sexo. O al revés, habrá compañeras que ganen menos que yo y que los motivos sean puramente profesionales.

Es una propuesta idiota.

Posted by: José Carlos Rodríguez en: Septiembre 6, 2004 10:58 PM

Si uno se empeña en estar siempre en el centro pero uno de los extremos se va cada vez más a la izquierda al final estas en la izquierda. Esto lo sabe hasta un niño de preescolar.

Pero esto es como una cuerda, si te dejas llevar y te dejas llevar al final pierdes. Se empiezan a echar mucho en falta la defensa de los valores individuales por parte del PP. Cada vez parece más que se aplicó el :"coño! con esto de liberalizar un poco parece que la economía va mejor y nos votan! pues ya esta! cuando cambien de rumbo los votos ya cambiaremos nosotros también". Si un partido pierde sus principios se queda en nada.

Posted by: A C T I V E Z en: Septiembre 6, 2004 11:33 PM