supportdenmark

Septiembre 23, 2004

Negocios estrictos

Son ya varios meses los que llevamos escuchando que hay ciertas cosas que merecen estar fuera del mercado, ese sitio tan malo donde deciden las personas y no los políticos. Primero fue el cine, luego los libros y, ahora, vamos a apoyar a las librerías que, según Carmen Calvo, “no son un negocio en el sentido estricto por el papel social que desempeñan”. Supongo que a partir de mañana podré pedir a mi librero preferido que me regale los libros como aportación desinteresada al progreso de la sociedad. No creo que le importe perder dinero, ya que lo suyo no es un negocio “en el sentido estricto”.
Supongo que en próximas fechas varios sectores reclamarán tratos similares en función de su importancia social. Con la extraordinaria labor que cumplen los bares en eso de fomentar el diálogo intercultural y su fundamental aportación en el desarrollo de una industria tan nuestra como la fermentación alcohólica de derivados frutales no sé cómo podemos esperar más para prohibir a todas las grandes superficies vender alcohol y aperitivos a buen precio.
Una cuestión final, si todas estas medidas derivan en un aumento de los precios de los libros por limitación de la oferta, ¿cómo ayudará eso a fomentar la lectura en España?

Escrito por Feyn Dem en: Septiembre 23, 2004 4:50 PM
Comentarios

Supongo que Carmen Calvo confía en que su tocaya Caffarel contribuya a ello. Creo que fue Groucho el que dijo que la televisión fomentaría la lectura porque daban ganas de apagarla y coger un libro, ¡pues TVE va por el buen camino!

Posted by: Paybloy en: Septiembre 23, 2004 5:24 PM