supportdenmark

Enero 5, 2005

Klein, con Zapatero

Acabo de terminar de leer un artículo de Naomi Klein que hoy publica La Vanguardia. Conocía a esta mujer tan sólo por referencias y confieso que no he visto su famoso libro, “No Logo”, ni por las tapas. Y no puedo decir que, después de leerla por vez primera, me arrepienta mucho de mi desconocimiento. Como muestra, un botón sobre la presencia norteamericana en Iraq:
“Comencemos con la peregrina idea de que EE.UU. está ayudando a proporcionar seguridad. Lo que ocurre es exactamente lo contrario: la presencia de soldados estadounidenses está provocando violencia de manera cotidiana. Mientras los soldados norteamericanos permanezcan en Iraq, todo el aparato de seguridad del país, tanto las fuerzas de ocupación como los soldados y policías iraquíes, tendrán que dedicarse exclusivamente a rechazar ataques de la resistencia. Y eso dejará un vacío de seguridad cuando se trate de proteger a los ciudadanos iraquíes. Si los soldados norteamericanos se van de Iraq, los iraquíes podrían enfrentar una situación de inseguridad, pero al menos estarán en condiciones de dedicar sus recursos locales a recuperar el control de sus ciudades y urbanizaciones.”
Comparto muchas de las críticas que se hacen a la gestión de la posguerra en Iraq e incluso mantuve siempre ciertas dudas sobre la oportunidad y la justificación de la intervención, aunque la alegría que siempre me provoca ver caer a un tirano ya no me la quita nadie. En cualquier caso, argumentar que una retirada de las tropas estadounidenses mejoraría la situación en el país, una idea ya expuesta por Zapatero, me resulta poco comprensible. Partimos de una actividad terrorista que las propias tropas norteamericanas, las más preparadas y equipadas del mundo, están teniendo, por diversas razones que incluyen la falta de adaptación a una amenaza que no es el clásico enfrentamiento entre ejércitos, problemas para controlar. Sugerir que las fuerzas de seguridad iraquíes serían capaces de dominar la amenaza, incluso si EEUU se dedicara a equiparlas y entrenarlas, es poco más que un ejercicio de ilusionismo. La realidad y los hechos lo desmienten. El argumento de Klein y Zapatero se basa en que la actividad terrorista nace única y exclusivamente de la presencia extranjera en Iraq ignorando que el objetivo de los discípulos de Bin Laden es hacerse con el poder en el país para recuperar el refugio que perdieron en Afganistán y que la retirada de los americanos les entregaría en bandeja la victoria. La violencia simplemente aumentaría hasta que todo intento de crear un Iraq libre resultara aplastado. No creo que tardaran mucho en conseguirlo.
Hablamos del mismo tipo de argumento que culpa de la aparición del islamismo radical a la política de los países occidentales olvidando que esta no es más que otra lucha por el poder en la zona. Una lucha en la que la presencia occidental molesta a quienes desean crear un imperio islamista global. Occidente es un obstáculo, no la causa de la aparición de los movimientos islamistas y su retirada tan sólo facilitaría el triunfo de los radicales en todo el mundo musulmán, obligándonos a enfrentarnos más tarde a un enemigo mucho más fuerte y mucho mejor asentado en un amplísimo territorio. La estrategia, en mi opinión acertada, de los EEUU en esta guerra es enfrentar al enemigo cuando aún es débil y en su propio terreno. Aunque se comentan errores, el concepto global es el correcto y las tesis de Klein y del dormilón de la Moncloa no son más que una reedición barata de los errores de Chamberlain antes de la Segunda Guerra Mundial.

Escrito por Feyn Dem en: Enero 5, 2005 11:01 AM
Comentarios

Me llama la atención el uso que hace la autora/traductor de la expresión "echar a la calle" y cómo la asimila a estar en la más absoluta miseria y desamparo. Dice que miles de trabajadores se irán a la calle si se privatizan las empresas iraquís, pero no se para a considerar que quizás esa privatización acabe generando más crecimiento, más riqueza y más empleo con lo cual habrá menos gente en la calle y menos gente callada. Un uso torticero del lenguaje supongo. Llevando al extremo el argumento: si todo el que no trabaja para el Estado está en la calle y eso es inhumano, pues todos en la nómina de los ministerios, todo el trabajo y toda la actividad económica para el Estado. Ya sabemos cómo se llama eso. Y entonces que le pregunten a esta señora qué hará cuando en lugar de comprar en Cartier y el Gucci tenga que ir a la ventanilla de suministros y racionamiento a ver que triste trapo le toca en el reparto.

Posted by: apfner en: Enero 5, 2005 11:38 AM

Me parece que, con todos los respetos, tanto Klein como Zapatero son un poco racistas. Niegan a los iraquíes la capacidad de tener sus propios objetivos e iniciativa al margen de lo que hagan los americanos. Es decir, si los americanos se van se acaba la violencia porque va en contra de los americanos. No puede tener ninguna otra razón porque, al fin y al cabo, lo que importa es Occidente.

Posted by: Daniel Rodríguez en: Enero 5, 2005 12:06 PM

La verdad es que el artículo da para mucho. Los argumentos "económicos", como los que ha comentado apfner, son de echarse las manos a la cabeza y dejan bien claro lo mucho que añora esta señora esa economía colectivizada que, afortunadamente para ella, me parece que no sufrió en directo. El recetario para la miseria y el desastre que describe (economía nacionalizada, entrega del país a los radicales...) es ya viejo pero se ve que algunos no aprenden nunca.
Y lo del racismo soterrado en los argumentos progres es un caso tópico. Los "salvajes" vivirían en paz si no fuera por occidente... esclavos y sometidos, pero en esa paz que da la ignorancia y la ausencia de esperanza en el futuro.

Posted by: feyn dem en: Enero 5, 2005 12:28 PM

Yo también comparto muchas de las críticas que hace esta señorita de la posguerra. Concretamente la re-construcción, lo que se hizo con el ejército iraquí...

Pero no soy estúpido. Abandonar ahora Irak, por mucha autoridad local que haya, sería el mayor error de la historia. Es algo así como hicieron los países aliados ante el avance de Hitler. Al principio le dejaron rearmarse, ocupar los sudetes, anexionarse Austria. Pero tras la invasión de Polonia dijeron basta. Y todo el mundo sabe de los difíciles primeros años de la guerra. Con una Francia ocuapada a la velocidad del rayo. Con una Gran Bretaña aislada y con sus ejércitos atacados por varios frentes (Europa, África, Asia por los japoneses). Pero fueron valientes, hicieron lo que debían hacer y vencieron. Nuestro mundo es mejor desde entonces (más desde que cayó la Unión Soviética).

Posted by: marine.fran en: Enero 5, 2005 3:24 PM

Lamento disentir, no creo que sea racismo, ni soterrado ni nada. Quiero decir que la actitud de ZP y la neologo se explica muy bien de acuerdo al paternalismo "pobrista" al que tanta afición tiene l aizquierda. Razonamientos idénticos los tenemos cuando se refieren a los barrios obreros y la "necesidad" de acomodar a la gente en el sistema educativo logsero que se caracteriza por castigar el esfuerzo. Se oye mucho la queja amarga de que los padres no están a la altura, que no leen, que no son conscientes de la importancia de la educación y a partir de esta "realidad" adoptan la consabida actitud de suficiencia y paternalismo y determinan que los padres no pueden decidir sobre la educación de los hijos y que el estado debe obligar con toda su fuerza a unas determinadas acciones, empezando por la escolarización obligatoria y acabando con el sacrificio de los niños que *sí* quieren estudiar pero se ver inmersos en un sistema de estabulado que no los valora.

Vuelvo a lo mismo, no es racismo en esto (al menos si hay racismo actuará como refuerzo del "pobrismo" paternalista que comento, no como origen). Lo que hay es lo que denuncia Sowell con un acierto que cada día me parece más genial, la constatación de los progres de todos los tiempos llevada al extremo más ridículo y totalitario. Los progres se ven mejores, más excelentes respecto a la enorme masa de población, incluso son mejores y con más excelencia que la inmensa mayoría que la gente de lo que llaman derecha. A partir de aquí concluyen que sus ideas y visión *particulares* (individuales, cabe decir) se pueden imponer sobre la *totalidad* de las de esa masa de gente en general de menor excelencia que ellos. El error, nos dice Sowell, es extrapolar y pensar que la excelencia cuando se comparan individuos implica excelencia sobre la *totalidad* de los individuos de ciertas características. El error es suponer que la mayor sapiencia de ciertos individuos sobre otros (cuando se la compara uno de la primera clase con cualquiera de los de la otra, ojo) implica mayor sapienza sobre la *totalidad* de lo que conocen los individuos "menos excelentes". Y es absolutamente falso, no es que sea dudoso, es que la lamentable historia que arrastran los ungidos demuestra la falsedad (el mérito de Sowell, a mi juicio, no es la constatación del hecho del paternalismo, por qué no decirlo, criminal de los ungidos sino saber el itinerario mental que los lleva a esa creencia en su superioridad universal. Es decir, qué base de realidad tiene la presunción de los ungidos.)

Pues eso :)

Posted by: Dodgson en: Enero 5, 2005 8:06 PM

En realidad es una misma actitud que en un caso podemos llamar racismo y en otra, digamos... ¿clasismo? Hay connotaciones algo diferentes aunque la base es la misma, el desprecio al otro y a su capacidad de actuar en libertad en su propio beneficio.

Posted by: feyn dem en: Enero 6, 2005 12:48 PM