supportdenmark

Enero 6, 2005

Los deberes del chantajista

El primer deber de todo chantajista es encontrar alguna debilidad en su víctima y aprovecharla al máximo, convenciendo al chantajeado de que el verdadero culpable de su situación es él mismo. Si paga, es porque algo debe.
El segundo deber del chantajista es no soltar nunca a su presa. El alma culpable nunca se siente limpia, el deudor nunca termina de pagar sus deudas.
Si la víctima del juego muestra signos de resistencia, el tercer deber del chantajista es morder más fuerte. Después de haber pagado tantas veces, a la culpa original se suma la culpa de haber cedido. La presa es débil, el chantajista ha de hacérselo saber.
El cuarto y último deber del chantajista es acabar el trabajo. No ha de quedar en pie quien pueda vengarse con el tiempo.
El único deber del chantajeado es no ceder. Si alguna vez se ha cedido, incluso si se han cedido tantas veces que ya es difícil contarlas, sólo hay dos caminos: o se acepta la muerte con resignación cristiana o se agarra al perro por el cuello con todas las fuerzas que resten.

Escrito por Feyn Dem en: Enero 6, 2005 8:31 PM
Comentarios

Lo que ocurre es que tanto para no ceder como para agarrar al perro hay que tener dignidad. Que no es el caso del chantajeado.

Posted by: Policronio en: Enero 6, 2005 10:03 PM