supportdenmark

Febrero 13, 2005

Las rosas son rojas...

-Verá, yo tenía una pequeña floristería. No era un gran negocio, algo para ir tirando, pero me gustaba, ¿sabe? La gente siempre compra flores por motivos especiales. A veces alegres, otras veces tristes, pero siempre había una emoción especial en alguien que compraba uno de mis ramos.
Hace unos meses vino un individuo para reclamar unos impuestos atrasados. No es algo extraño por aquí, se inventan unas tasas nuevas y algún funcionario pasa a reclamar que tenías que haber pagado hace semanas algo que ni siquiera sabías que existía. Normalmente todo se soluciona con un pequeño intercambio de dinero pero aquel tipo pedía mucho, ¿sabe? Ya le dije que mi floristería no era un gran negocio y aquel hombre se marchó prometiendo que me acordaría de él. El caso es que estábamos a principios de febrero y recibí una entrega de flores preciosas, aunque no recordaba haber realizado ningún pedido para aquella fecha. Lo achaqué a un error del distribuidor, tampoco es algo tan raro, y puse las flores en el escaparate.
Un par de horas después entraron en mi tienda unos policías, gritaban mucho y señalaban a las flores que había recibido aquella mañana. Me sacaron de mi tienda a empujones y ahora me encuentro aquí, en esta celda.
-Pero hombre, ¿no se dio cuenta de que estaba usted vendiendo rosas rojas en pleno San Valentín? Es obvio que su funcionario le tendió una trampa pero no entiendo cómo pudo usted atreverse a vender esas flores en esa fecha, precisamente.
-Ahora lo sé pero, verá, mi tienda no se llamaba “Escoja el color” por casualidad, ¿sabe? Soy daltónico.

Escrito por Feyn Dem en: Febrero 13, 2005 4:33 PM