supportdenmark

Febrero 27, 2005

Se aburre y me aburre

Garzón es incapaz de vivir dos días sin salir en la prensa. Tampoco es tan grave, le pasa a mucha gente, pero el caso de Garzón ya cansa un poco. Ahora se ha sacado de la manga la necesidad de una Comisión de la Verdad sobre la dictadura franquista. Para los que no lo recuerden con exactitud, el mencionado dictador lleva cerca de treinta años muerto y este país pasó por un proceso de transición a la democracia no precisamente fácil para tratar de que las heridas acumuladas pudieran curar sin necesidad de tirarnos los trastos a la cabeza otra vez.
Pero parece que hay gente que no parece dispuesta a que eso pase. Estamos a punto de llegar a ese periodo histórico en el que buena parte de la población, y precisamente esa parte de la población que más puede hacer con su inventiva y esfuerzo por nuestro futuro, ni recuerda la dictadura ni le interesa un carajo resucitar cuitas pasadas. Pero ahí esta otra parte de la población que siente que su resentimiento debe sobrevivirles a cualquier precio.
Yo, como todos los españoles, podría dedicarme a recordar injusticias y a agitar muertos que no recuerdo, en el aire. Yo, como la mayor parte de mis vecinos, familiares, compañeros de trabajo, como la mayor parte de los ciudadanos de este país, tengo mejores cosas que hacer que perseguir ancianos para apaciguar un revanchismo que no siento y que no necesito. Podría reclamar culpas en muchos sitios, incluso entre algunos de esos a los que idolatran los que reclaman que se recupere la memoria histórica únicamente desde su punto de vista. Pero tengo cosas que hacer, trabajo que realizar, y no le encuentro sentido a perder el tiempo en perseguir fantasmas ni en ver como otros lo hacen.
Como es obvio, algunos nunca se tomaron en serio lo de tratar de olvidar el daño que generaciones pasadas se hicieron, ni lo de intentar construir un futuro para todos en libertad y en paz. No mientras puedan sacar un rendimiento metiendo el dedo en llagas ajenas. Me importan un bledo sus traumas infantiles pero me preocupa que nunca nos dejen centrarnos en trabajar por el futuro con su empeño por convertir a sus nietos en la herramienta de su venganza ciega y absurda. Como cualquiera con algo de sentido común y amor por la verdad sabe, la sangre que salpicó durante años este país tiene tantos culpables, tantas firmas y de tantos sitios, que la única actitud inteligente es dejar la historia en los libros, aprender de ella y no repetirla. Justo lo que Garzón y tantos otros no saben o no quieren hacer.

Off-Topic: En la noticia de Reuters que enlazo al inicio del post me gustaría destacar esa mención final a la lucha de Garzón por descubrir la verdad sobre los GAL. Una pena que hayan olvidado mencionar que luego se presentó a unas elecciones por el mismo partido que los creó y de la mano de su principal responsable. Se ve que el gabinete de marketing del superjuez funciona de maravilla.

Escrito por Feyn Dem en: Febrero 27, 2005 6:59 PM
Comentarios

Pues a mí no me importaría que se formase una comisión de la verdad sobre la dictadura y otra sobre la república o sobre la restauración. En fin, que se haga una comisión de lo que se quiera y que se meta ahí a expertos y académicos de todos los colores y sabores. A ver qué sale. Mientras el debate sea civilizado y nos den más datos, no hay nada malo de eso. Me parece más peligroso vivir en las tinieblas sin saber mucho de nuestro pasado.

Posted by: Ignacio en: Febrero 27, 2005 7:47 PM

Con todos mis respetos, si no conoces la historia es por que no quieres. Anda que no hay libros que leer...

Posted by: hare en: Febrero 28, 2005 10:26 AM

El proceso que conduce a estas manifestaciones es, creo yo, muy simple. Los progres necesitan causas donde lucir su progresismo, y la pretendida "lucha antifascista" es la más molona. Como ya no quedan dictaduras fascistas en el mundo tienen, o bien que inventárselas (diciendo que Bush, las multinacionales del petróleo, Aznar, etc. "son fascistas") o bien que resucitar cruzadas de otras épocas, como la lucha contra Franco, contra Hitler o contra Pinochet. El objetivo es convencernos de que el fascismo sigue siendo una amenaza patente y muy peligrosa cuando, por fortuna, hace años que desapareció del planeta.

Entre tanto, Castro, Kim Johng-Il, etc. siguen oprimiendo a millones de personas ante la faz indiferente de estos mismos progres.

Posted by: Freelance en: Febrero 28, 2005 11:39 AM