supportdenmark

20 de Marzo 2005

El único polo aceptable

Bajo el título de “Irak y el ocaso del poder norteamericano”, el colaborador habitual de El Mundo, Augusto Zamora, firma un artículo que destaca alguno de los problemas más obvios en política exterior de los EEUU. Ahondando en el habitual tono, digamos que poco amistoso, del profesor universitario hacia las políticas norteamericanas, el texto es un compendio de ejemplos de cómo distintos países presentan desafíos de distinto corte a la supuesta hegemonía americana. Desde los movimientos rusos en Asia, particularmente en China, a los órdagos de Irán y su estrategia nuclear pasando por un supuesto acercamiento de la UE hacia Rusia, la lista tiene poco de novedosa y oculta los diversos problemas que estos países y sus modelos afrontan. Lo realmente importante es la conclusión que dibuja el autor, “el mundo es ya multipolar, afortunadamente”. Augusto Zamora prefiere celebrar la ascensión de nuevos poderes pero sin analizar las características de esa multipolaridad que aplaude. El mundo nunca ha dejado de contener diversos poderes con equilibrios más o menos estables; el más reciente, el latente conflicto soviético-norteamericano que duró décadas; poco antes y aún más multipolar, el tambaleante escenario que compartían el nacionalsocialismo, el socialismo real y las democracias occidentales que acabó con la mayor guerra jamás conocida. ¿Algún punto en común? Sólo uno de los “polos” estaba compuesto por sociedades democráticas y libres, el resto eran regímenes totalitarios sostenidos sobre miles y miles de muertos y mantenidos por un sistema de represión constante. Nada de eso ha cambiado mucho, el nuevo poder difuso que presenta orgulloso Augusto Zamora lo constituyen dictaduras comunistas, teocracias injustificables y democracias dudosas. No incluyo a la UE, que apenas puede ser considerado un actor secundario dada su incapacidad constante para actuar en ningún sentido definido.
Para ciertas personas es preferible un mundo multipolar aunque eso suponga tolerar modelos monstruosos, para otros el ideal consiste en un mundo unipolar, donde ese polo único consista en el modelo que se construye a través de la democracia liberal. Porque dentro de ese mundo unipolar podremos disfrutar de la infinita variedad que siempre ha florecido allí donde el ser humano ha sido libre.

Escrito por Feyn Dem en: 20 de Marzo 2005 a las 02:39 PM
Comentarios

Es evidente que el único polo que debe existir es el polo de la democracia y la libertad. Lo demás son enemigos nuestros. Se mire como se mire y se ponga como se pongan los escribanos de la progresía "bienpensante" y la troupe de Rodríguez Majadero.

Posted by: Smith en: 20 de Marzo 2005 a las 03:39 PM

Muy atinado este comentario: "prefiere celebrar la ascensión de nuevos poderes pero sin analizar las características de esa multipolaridad que aplaude". Uno mismo daría la bienvenida a la multipolaridad si los otros polos fueran, por ejemplo, alianzas de democracias liberales u otros ejemplos de vida política civilizada. Pero a Augusto Zamora (que cada día está más a la izquierda en sus análisis) lo que le va es que los polos sean antinorteamericanos; con eso le basta.

Posted by: Wonka en: 20 de Marzo 2005 a las 04:35 PM