supportdenmark

10 de Abril 2005

Jeremy Rifkin en El Mundo

En la sección Nueva Economía que cada domingo publica el diario El Mundo hoy he encontrado una entrevista a Jeremy Rifkin, un personaje que me resultaba desconocido y que, una vez leídas sus ideas, creo que merece seguir siéndolo.
Sus ideas, al menos las dos que expresa en la entrevista, consisten en afirmar que una reducción de la jornada laboral aumenta la productividad y que la tecnología genera desempleo. A mí, hasta donde mis modestos conocimientos de economía me permiten, me da la impresión de que, en lo que a la reducción de jornada se refiere, este hombre está poniendo el carro por delante de los caballos. Las sucesivas reducciones de la jornada laboral tienen como origen un aumento de la productividad y del capital invertido por trabajador, no al contrario. Cierto es que si reduces la jornada manteniendo la producción aumentas la productividad pero para eso necesitamos trabajadores mejor formados, capaces de producir más en menos tiempo, o nuevos medios de producción más eficientes que permitan producir más con los mismos trabajadores. Es decir, el aumento de productividad conlleva que exista la posibilidad de reducir la jornada y no al contrario, como ya han descubierto por las malas en Francia.
Por otro lado, Jeremy Rifkin pretende crear un aumento de productividad sin mejora tecnológica ya que asegura que la tecnología crea desempleo. Si reducimos al absurdo esta idea y asumimos que cualquier tecnología, a lo largo de la historia humana, ha creado desempleo, tendremos que deducir que el estado más perfecto de la economía humana era aquel en el que ningún instrumento se aplicaba: adiós al hacha de silex, despídanse del fuego, amigos. No sé, pero me parece que ninguno de los presentes cambiaría su actual forma de vida por volver al árbol del que nos bajamos en su momento. La aplicación de nuevas tecnologías en cualquier rama de la economía genera una mejor utilización de los recursos y una mayor productividad. Eso puede suponer pérdida de empleos en algún sector en el corto plazo, no siempre, pero siempre supone una liberación de recursos, un aumento de la riqueza y una mejora de la calidad de vida. Alejémonos de los porcentajes y pensemos en los números globales, ¿cuánta gente trabaja hoy día y cuánta hace cien años? ¿Cuántos seres humanos podrían vivir sin las tecnologías aplicadas a la agricultura, a la medicina o al transporte?
En conclusión, al contrario de lo que afirma Jeremy Rifkin en su entrevista, la jornada de 35 horas crea paro (al reducir la productividad y la competitividad de las empresas) y la tecnología es el origen de nuestra actual calidad de vida y de los niveles de empleo de los que hoy disfrutamos.

Escrito por Feyn Dem en: 10 de Abril 2005 a las 04:29 PM
Comentarios

Lo que yo digo,para comprar El Mundo,mejor compras El Pais y no hay engaño.

Posted by: HarySeldon en: 10 de Abril 2005 a las 05:28 PM