supportdenmark

15 de Abril 2005

Una de dos

Con Zapatero un no sabe muy bien a qué atenerse. En ocasiones parece poco más que un niño imprudente, con la cabeza llena de pájaros en forma de tópicos izquierdistas, que es incapaz de impedir que salgan por su boca las frases más imprudentes y al que el traje del Gobierno le viene demasiado grande. En otros momentos no sabría decir si se trata de un megalómano capaz de intentar imponer su versión simplista de la realidad del mundo y de la historia (una visión de buenos y malos, en banco y negro, como la de todos aquellos cuyo aprecio por si mismos impide que vean la fascinante complejidad en que vivimos inmersos), pese a quien pese y creyendo, además, que todo acabará bien a pesar de no tener ni idea de cómo sucederá si no es gracias al azar.
Estas son las dos justificaciones que encuentro para las declaraciones de ayer de Zapatero en las que afirmaba que se encuentra cómodo con el Rey porque este es “bastante republicano”. O bien se le calentó la boca hasta el punto de soltar una barbaridad sin sentido o bien es cierto que piensa que todas las instituciones, y por derivación todas las personas, de este país están aquí en función de lo cómodo que se sienta con ellos. La monarquía forma parte de una estructura institucional que trató de crear un entorno en el que todos los españoles, con toda nuestra historia cargada a la espalda (asumida, lo que no significa olvidada pese a lo que opine Zapatero), pudiéramos vivir y prosperar pacíficamente y con la mayor libertad que hemos conocido, y ya es triste decirlo, en toda nuestra historia. Funcionó, con todos sus defectos y problemas; sobrevivió al terrorismo, a la corrupción, a un paro estratosférico y a las torpezas de unos y de otros pero eso no significa que tengamos un futuro estable y próspero escrito en piedra. Este edificio en el que vivimos quizás no amenace ruina si lo tratamos bien pero no está asegurado frente a torpes o iluminados.

Escrito por Feyn Dem en: 15 de Abril 2005 a las 05:31 PM
Comentarios

Es lo que suele ocurrir cuando el inquilino decide cambiar el solito las tomas de gas: booom!

Yo a don Tancredo le tengo bastante miedo.

Posted by: Astur-Leones en: 15 de Abril 2005 a las 06:34 PM

Hombre Astur-Leones, miedo, miedo, tampoco da, como mucho pena.

Posted by: Aeri en: 15 de Abril 2005 a las 06:40 PM