supportdenmark

4 de Mayo 2005

Cretinos por uno y otro lado

Después de muchos años creo poder concluir que Ibarra, presidente de Extremadura casi desde que tengo uso de razón, padece un serio trastorno de doble personalidad. Por un lado tenemos al afamado bocazas populista que no distingue amigos de enemigos cuando se trata de soltar alguna barbaridad demagógica. Apareciendo normalmente con apenas unos días después que el otro Ibarra tenemos al Ibarra sectario y partidista, capaz de decir sin el menor pudor lo contrario de lo afirmado anteriormente con tal de congraciarse con el partido que le mantiene en su puesto.
Ayer mismo decía el de la barba cana: “¿No le da vergüenza a quien tiene el 119% del PIB decirle al que tiene el 60% que ya está bien de vivir del subsidio?” Parece que la frase va dirigida a Maragall, aunque no es descartable que mañana mismo diga que se refería a Aguirre y que el proyecto de financiación del PSC le parece fantástico. Es difícil encontrar dos demagogos más contrastados, el uno afirmando que Cataluña paga o deja de pagar cuando quienes pagan, y a base de bien, todas las pijadas de Maragall son quienes trabajan en Cataluña o compran productos catalanes, no ese dibujito en un mapa y en el corazón enfermo de tanto nacionalista que llaman Cataluña, y el otro defendiendo su mediocre gestión de la autonomía extremeña con una frase que no hay por donde pillarla. Y no hay por donde pillarla porque el señor Ibarra ha equivocado un verbo, como si fuera alumno de la LOGSE, el pobrecito. Veamos como suena la frase con el verbo adecuado en el lugar correcto: “¿No le da vergüenza a quien produce el 119% del PIB decirle al que produce el 60% que ya está bien de vivir del subsidio?”
Pues quizás no debería darle vergüenza, acaso debería avergonzarse quien, recibiendo ayudas generosas, es incapaz de levantar cabeza. Claro que eso es presuponer que quien acepta vivir de subvenciones, no por una crisis puntual o una dificultad imprevisible, sino constantemente, año tras año, tiene vergüenza de algún tipo. En realidad, ¿no debería el señor Ibarra avergonzarse de haber sido incapaz con su gestión de reducir esa diferencia tan escandalosa de renta? Porque al señor Ibarra le hemos visto echar las canas en la presidencia de Extremadura y ya desde entonces vengo escuchando la misma patraña, la queja de quien vive estupendamente del trabajo ajeno tratando de hacer que se sienta culpable aquel que se esfuerza en progresar sin subirse a la chepa de otro. Yo les propongo a esta panda de cretinos ir un paso más allá, creemos las balanzas fiscales individuales, sepamos al fin cuánto de nuestro trabajo va a parar a los viajes, conferencias, cenas y obras faraónicas de gente con Maragall e Ibarra. ¿Les dará vergüenza?

Escrito por Feyn Dem en: 4 de Mayo 2005 a las 07:48 PM
Comentarios

Yo no me fio de ninguno de los dos. El de la barba cana lleva más años que La Tana en su chiringuito extremeño, con su demagogia. Es tan falso como Bono.

Posted by: LouReedCensored en: 4 de Mayo 2005 a las 09:28 PM

Joder, Lou, me lo has quitado de la boca: Ibarra es otro Bono. Un tipo sin principios capaz de vender a su madre por un plato de votos. En todo caso, hecha la consideración moral, hagamos la consideración argumental: visto desde un punto de vista liberal, lo que ha dicho Ibarra es una salvajada, porque no pretende otra cosa que mantener a su región prendida de la teta del Estado, viviendo del trabajo de lo demás; pero desde el punto de vista legal tiene más razón que un santo, porque lo que Maragall pretende es, de forma unilateral, cargarse la legalidad española, el principio de solidaridad nacional y el de unidad de caja. Y eso no puede ser poque Maragall, además, no aspira a sustituir esas leyes por otras más justas, sino que aspira a crear un feudo nacional a costa de la libertad de, en primer lugar, los catalanes y, en segundo, lo españoles.

Posted by: Freelance en: 5 de Mayo 2005 a las 12:26 PM