supportdenmark

16 de Junio 2005

Otra vez la tribu

En este mundo moderno nuestro la tribu tiene ese algo de primitivo y cerrado, de primario e irracional, que a muchos fascina. Es este un país muy acostumbrado a las tribus, grupos de individuos que, a través de un nexo común real o inventado (o inventado a partir de una realidad fragmentaria) se convierten en congregaciones oscurantistas, basadas en el asentimiento absoluto y en la negación del individuo, que cae rendido ante ese oscuro tótem que es la nacionalidad, la lengua, la ideología o la simple y mutable circunstancia vital. Ejemplos tenemos muchos, seguro que ya les han venido a la cabeza unos cuantos.
Incluso en grupos esencialmente modernos, o que así se nos muestran, existe esa tendencia a percibir la opinión del grupo como verdad inmutable, por mucho que varíe con el tiempo. Uno de los principios imprescindibles de toda democracia, la defensa de las minorías ante la dictadura de la mayoría, desaparece en la tribu, siempre más arcaica y menos sofisticada en sus planteamientos. Por eso, cualquier desviación de la momentánea ortodoxia tribal tiene su precio y su fuerza del orden, siempre dispuesta y voluntariosa para imponer la voluntad general. Y no importa cómo. La democracia, la libertad, la ley... son conceptos vacíos al lado de la fidelidad a la tribu, que debe respetarse siempre.

Escrito por Feyn Dem en: 16 de Junio 2005 a las 06:05 PM