supportdenmark

31 de Enero 2006

Cuando dibujar (y escribir, hablar, opinar, discutir...) puede matar

Mohammed-drawings-newspaper1.jpgLos países musulmanes, en su mayoría, fluctúan entre la simple dictadura y la teocracia; sus pueblos se encuentran atrapados en la miseria a pesar de las teóricas riquezas naturales que muchos de estos países atesoran en su subsuelo; la mayor parte, además de petróleo, exportan seres humanos empobrecidos, unos cuantos terroristas y un puñado de ideas fanáticas e intolerantes, cuando no directamente maníacas. Recientemente, uno de estos países, o amago de país dadas las circunstancias, ha escogido a una banda terrorista para gobernar. Después de todo esto, si echan un vistazo por ahí, se darán cuenta de que la mayor preocupación estos días de los gobiernos cuyas hazañas describía antes, lo único que les ha hecho movilizarse en masa y protestar con furia, no son los niños muertos de hambre o condenados a la ignorancia, no son los jóvenes obligados a emigrar o la demencia asesina de algunos de sus hijos... son unos cuantos dibujos (vía Desde el exilio) publicados en un periódico danés donde se satirizaba la figura de Mahoma.
Con la habitual empanada mental de los fanáticos totalitarios, que tienden a confundir sus deseos como deberes para el resto de los mortales, estos majaras pretenden que todo un pueblo se excuse de rodillas por unos dibujitos que, por lo visto, les ofenden más que su propia ignorancia. Ahora es cuando nosotros deberíamos sentirnos insultados por el ataque que supone todo esto a nuestras costumbres y derechos, a nuestra historia y herencia cultural. Si de verdad somos lo que decimos ser, si apreciamos eso que llamamos libertad y tolerancia, debemos exigir que todos esos principios sean respetados. Me importa un bledo lo que estos individuos compren o los boicots que promuevan (como ese contra la inteligencia que patronean desde hace tiempo), pero si pretenden imponer en nuestros países sus mohosos principios a base de bombas, tendrán que encontrarnos de frente o nos habremos ganado lo que nos pase.

Escrito por Feyn Dem en: 31 de Enero 2006 a las 08:52 PM
Comentarios

Ha tardado casi dos años en suceder pero hoy me he visto obligado a eliminar un comentario escrito en esta bitácora. Sin duda hay quien confunde la libertad de expresión con el derecho a decir lo que le apetezca en cualquier sitio, a despecho de la opinión del dueño del espacio en que es dicho o publicado. Como también soy un firme defensor del derecho a la propiedad privada sé que ese derecho incluye la potestad de permitir o no que ciertas cosas sean dichas o escritas bajo el paraguas de mi bitácora. Sin duda Andrés tiene derecho a escribir lo que escribe y a publicarlo en su bitácora o donde lo considere oportuno y el dueño de ese espacio se lo permita. No es el caso, esta es mi casa y, aunque mi nivel de tolerancia es bastante elevado, hay ciertas cosas, escritas con el simple afán de provocar precisamente esta situación, que, por educación, no puedo permitir que se reflejen en esta página. Como he dicho, en casi dos años nunca se ha eliminado un comentario de este blog a pesar de haber encontrado algunos que podían resultarme ofensivos o absurdos y así seguiré actuando. Pero cualquiera que publiqué aquí un comentario irrelevante, obsceno e insultante hasta el punto en que lo era el de Andrés tendrá que buscarse otro lugar donde hacerlo. Yo nunca pretenderé entrar en la casa de un musulmán, cristiano, socialista o nacionalista, insultar sus creencias de la forma más grosera que se me ocurra y que él tenga que tolerarlo. Una patada en el culo y no volver a ser invitado en esa casa es lo menos que podría esperar. Yo puedo expresar mi opinión libremente en esta bitácora, en la calle, en mi casa o en cualquier medio que tenga a bien dar espacio a mis palabras y Andrés puede publicar sus textos exactamente en las mismas condiciones, en eso consiste la libertad de expresión. Por supuesto, los comentarios de Andrés serán bienvenidos siempre, como lo han sido todos los demás, siempre que busque decir algo, por contrario que sea a mis ideas, de forma razonablemente educada (no exijo etiqueta pero no admito la zafiedad y la búsqueda insistente de la provocación más burda que rezumaba del texto de Andrés). Refiriéndome al post de ayer, es probable que muchos musulmanes se sintieran ofendidos por los dibujos publicados, están en su derecho a protestar públicamente y a no volver a comprar ese periódico; no pueden, sin embargo, pretender que se sancione a esa publicación o imponer sus opiniones sobre otros. Cuando Andrés ha publicado su comentario en esta página pretendía eso mismo, forzarme a publicar algo que me resulta ofensivo (y ni tan siquiera soy cristiano, por si alguien ha leído el contenido del comentario y tiene la duda), imponer su lenguaje en mi casa. Doy por hecho que más de uno no entenderá la diferencia que trato de definir entre la libertad de expresión y el derecho a no ser insultado en la propia casa, yo creo que he sido bastante claro. Por supuesto, cualquier opinión contraria a mi decisión expresada con cierto rigor tendrá su espacio aquí.

Posted by: feyn dem en: 1 de Febrero 2006 a las 07:56 PM

Sí, sí, clarísimo...
Sólo una pregunta, ¿si en lugar de meterme con Cristo me hubiese metido con Alá o Mahoma habrías borrado el comentario? Lo dudo.
Se os huele a la legua...

Posted by: Andrés en: 1 de Febrero 2006 a las 10:35 PM

Andrés, hermoso a ti también se te huele a la legua.

Posted by: navarro en: 1 de Febrero 2006 a las 11:46 PM

Andrés, si lo hubieras hecho en los mismos términos lo mismo me hubiera dado con quién te hubieras metido. He eliminado el comentario por zafio, insultante y porque estaba escrito unica y exclusivamente para provocar que lo borrara. Si no puedes provocar con ideas y te quedas con el "cacaculopedopis" como tu única herramienta dialéctica, es tu problema pero no lo vas a convertir en el mío.

Posted by: feyn dem en: 2 de Febrero 2006 a las 08:33 AM