supportdenmark

4 de Marzo 2006

Pobre periodismo

Ya sabemos que eso de la objetividad y la independencia absoluta son imposibles en el periodismo igual que en cualquier otro sitio. El orden en el que se disponen las noticias, los hechos que se decide destacar y la forma en la que se engarzan esos hechos para alcanzar ciertas conclusiones son los métodos habituales de los que se sirve un periodista para “orientar” a su público. Esto no supone un ataque a la profesión, es la constatación del hecho de que incluso ellos son seres humanos, sujetos a las mismas debilidades que los demás. Incluso para el periodista más honesto y esforzado es imposible decirlo todo, conseguir y ofrecer toda la información, y las decisiones que tome al respecto serán subjetivas.
Quería poner como ejemplo un reportaje que he visto en Informativos Telecinco mientras comía. Pilar Bernal, enviada por la cadena a Teherán, informaba sobre las reacciones en el país frente a la crisis nuclear que vivimos estas semanas. La mayor parte del reportaje era sólo moderadamente tendencioso. Podríamos discutir sobre las razones por las que se destacaban más los aspectos más modernos del país frente a las situaciones más negativas como la represión que surge la oposición o la intolerancia islamista. Pero eso es una de esas cosas que entran dentro de lo que comentábamos antes sobre la subjetividad del periodista y ya somos todos mayorcitos como para separar el grano de la paja y saber que lo que nos venden los medios no hay que comprarlo sin más. Afortunadamente, a muchos de nosotros no nos faltan fuentes de información alternativas en las que apoyarnos para obtener (con esfuerzo, estas cosas no son gratis) una información más completa y real que la que ofrece un informativo de tendencia “progresista” que dedica poco más de un minuto al tema.
Hasta aquí, la situación era más o menos aceptable. Lo peor surge cuando la periodista nos explica que la tiranía iraní pide habitualmente apoyo económico a sus ciudadanos a través de urnas situadas en la calle. En pie frente a tres de esas urnas, Pilar Bernal nos cuenta que una de ellas es para los “mártires iraníes”, la segunda para alimentar la “lucha palestina” y la tercera para la reconstrucción de la mezquita de Samarra. Es entonces cuando Pilar Bernal saca algo de dinero y nos pregunta: “¿Elegimos?” Y ni corta ni perezosa introduce los billetes en la urna dedicada a financiar la “causa palestina”. Periodismo independiente, ya saben.

Escrito por Feyn Dem en: 4 de Marzo 2006 a las 06:58 PM
Comentarios

he ehncontrado este sitio y este comentario pq estaba buscando informacion sobre esta mal llamada periodista.

el comentario anterior viene por su clara parcialidad en el caso irani y la nula ocultacion de su tendencia socialista.

en lo q me afecta a mi fue en las recierntes elecciones en venezuela. por lo q nos dice y las informaciones q nos manda en venezuela hay una democracia a emular y existe un precioso estado de derecho donde el pueblo apoya a su comandante, digo, presidente.

no dijo nada sobre las inmensas manifestaciones de oposicion y las llenadas con autobuses pagados provenientes de toda venezuela. nada sobre los presos politicos, nada sobre los asesinatos y robos, nada sobre la nula creacion de empleo legal (mas de 55% de la poblacion se dedica a la venta ambulante, nada sobre ideologizacion de la educacion y la publacion por medio de ls misiones, nada sobre el uso total de los medios del estado para la propaganda electoral chavista.

esta sra. no es periodista, es mas bien un medio de publicidad de tendencias de izquierda y ultraizquierda.

Posted by: ramon en: 10 de Diciembre 2006 a las 03:32 PM