supportdenmark

22 de Marzo 2006

¿Ha cambiado algo?

Supongo que esa es la verdadera pregunta que deberíamos hacernos al hablar de la “tregua” etarra anunciada hoy. Voy a empezar por resumir lo que, en mi opinión, nos ha llevado a esta situación.
ETA se encuentra operativamente muy debilitada gracias al efectivo acoso policial y judicial al que se ha visto sometida en los últimos años. Además, los terroristas no son unos ignorantes en cuestiones estratégicas y saben que, tras el 11-M, cualquier atentado con víctimas que perpetraran resultaría contraproducente. Me explico. Tras el secuestro de Ortega Lara y el secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco, ETA asumió que ambas tácticas (la del secuestro y la del asesinato anunciado) les provocaban más daño (por pérdida de apoyo social) que beneficios. Hay todo un sector social e ideológico que no ve con malos ojos ciertas estrategias de ETA pero ese apoyo es flexible, acciones terroristas como las mencionadas ponen en riesgo ese apoyo vital hasta el punto de que la banda renunció a repetir ese tipo de atentados, centrándose en aquellos que no les iban a hacer perder a su base. De la misma forma, el 11-M convirtió en algo arriesgado continuar con la estrategia habitual de la banda. Además, los terroristas descubrieron que, tras el 14 de Marzo, quizás no les haría falta ese tipo de presión.
Hoy se encuentran ante un ejecutivo que ha aceptado de antemano la necesidad de ceder en ciertos aspectos para alcanzar la paz y que, sin terrorismo de por medio, ha concedido a los nacionalistas catalanes toda una serie de cosas que pueden convertirse en una puerta abierta a la independencia en el plazo de no demasiados años. De hecho, han conseguido plantarse en este momento desde una posición de fortaleza estratégica. El gobierno de Zapatero llevaba anunciando esta tregua (y, por tanto, pidiéndola) desde hacia muchos meses, así como su voluntad de ser “generosos” llegado el momento. De esta forma han conseguido eludir su debilidad como organización apoyándose en las flaquezas de su interlocutor.
Leído el comunicado constatamos que ETA no ha renunciado ni a una sola de sus reivindicaciones, empezando por la anexión de Navarra, y que sólo ha renunciado al asesinato (nada se dice sobre la extorsión y la amenaza, dos estrategias que el entorno social etarra sigue respaldando) mientras las cosas vayan por donde ellos indican. Es decir, no ha dejado de usar la violencia como arma política, sólo ha cambiado temporalmente la forma de manejarla.
Nos enfrentamos ahora a un proceso de diálogo ante el que sólo podemos hacer conjeturas. Es obvio que el Gobierno está dispuesto a ceder en varios aspectos, los mismos en los que a cedido ante los nacionalistas catalanes y algunos con respecto a los presos de la banda. Pero nos acercaremos con el tiempo a un duelo entre dos bases sociales en riesgo. Los apoyos tanto de ETA como del Gobierno responderán ante los pasos que se vayan dando. Si son pocos se resentirán los de los terroristas, si son demasiados será la base social del PSOE la que comenzará a resquebrajarse y a amenazar con arrastrar al Gobierno. La dirección que tomen las cosas dependerá de la fuerza de ambas bases y ahí es fundamental la posición de un tercer actor en discordia, la derecha española. Si el Gobierno consigue sumar al PP y a todo su amplio apoyo ciudadano, la debilidad volverá a estar en el lado etarra. En caso contrario, el ansia infinita de paz de Zapatero y los suyos se convertirá en una rendición casi segura ante los etarras. Quiero remarcar que cualquier renuncia en la pelea por instaurar realmente la democracia en el País Vasco (erradicando amenazas, extorsiones y violencias de inspiración política) será para mi una rendición.
Es obvio que no soy optimista. En este pulso me resulta difícil ver una salida que no sea la vuelta a las armas de ETA o la derrota de nuestro Estado de Derecho en una u otra forma. No veo en los terroristas más que un cambio de estrategia, un volar con el aire que sopla, y nunca una verdadera voluntad de perseguir sus objetivos por medios democráticos. Ojalá me equivoque y realmente haya cambiado algo.

Quiero dejar aquí algunos enlaces que me parecen interesantes. Por un lado, algunos ya han remarcado la nada sorprendente sincronización de dos hechos, el alto el fuego de ETA y el proceso parlamentario del Estatuto catalán. Tampoco está de más echar la vista atrás y gracias a Shen Yenhou podemos hacerlo. No perdamos, pues, la memoria. Aquí tenéis el comunicado trascrito y el video y aquí el mismo comunicado comentado por alguien que parece tan pesimista (o realista) como yo.

Escrito por Feyn Dem en: 22 de Marzo 2006 a las 08:45 PM
Comentarios

Yo tampoco soy optimisa. Me temo que va a dar cosas que no se pueden dar como el derecho a la independencia, indultos a los terroristas y cosas por el estilo. Espero equivocarme.
Saludos.

Posted by: Nacho en: 22 de Marzo 2006 a las 11:27 PM