Junio 26, 2006

Para que aprendas

Es posible que Esperanza Aguirre sea lo más parecido a un político liberal que podamos encontrar en España y precisamente eso es lo que debería llevarnos por la senda de la desesperación. Porque uno se puede declarar todo lo liberal que se quiera, pero cuando se utilizan fondos públicos para plantar una pantalla gigante en la Puerta del Sol con la poco disimulada idea de competir con un montaje similar patrocinado por los chicos de Prisa, entonces a lo de liberal le empiezan a crecer unas comillas del tamaño de la bandera de España de Colón.
A mí, que este tipo de saraos me los monte Polanco, con la aquiescencia del responsable político de turno, me puede dar más o menos lo mismo (no deja de hacerme gracia ver a los de la Cuatro envolviéndose en la bandera de España, a más de uno le deben sobrevenir unos ataques de urticaria que no veas), al menos mientras no pague un duro, que seguro que alguno me tocará pagar. Pero que me hagas esto tú, Esperanza, y encima lo justifiques diciendo que el gobierno regional quiere mostrar "el apoyo que en todo momento prestan los madrileños a la selección española en el Mundial de Alemania 2006, y, además, ofrecer a los ciudadanos de la región un punto de encuentro en el centro neurálgico de la capital para poder celebrar juntos este acontecimiento deportivo". Toma liberalismo del bueno. Pues no hay bares en Madrid para ponerse a ver el partido, lo que hay que oír. Si la Sexta, que es como la hermana menor y peor educada de la Cuatro, quiere montar un espectáculo público para compensar su poca vista comercial me parece perfecto, si lo hace con su dinero y sin el apoyo de ninguna institución pública, que están para otras cosas antes que para poner pantallas gigantes en las plazas para facilitar la borrachera futbolística de unos cuantos miles de estudiantes de vacaciones.
En fin, políticos liberales, ese sí que es un eslabón perdido...

Escrito por Feyn Dem en: 6:53 PM | Comentarios (4)

Junio 21, 2006

Suspender las leyes

No es la primera vez que lo dicen pero sí parece que, en esta ocasión, el Gobierno se encuentra ante un desafío ineludible (aunque no quisiera subestimar la capacidad de Zapatero y sus ministros de mantener su intensa lucha contra la realidad contra viento y marea). En un comunicado la banda terrorista ETA exige al Gobierno español que dé “los pasos necesarios para garantizar que ninguna legislación, ordenamiento jurídico ni Constitución sea obstáculo o límite en el desarrollo de la decisión que mayoritariamente adopte el Pueblo Vasco" y que desactive todas "las medidas represivas y de excepción". Como digo, nada nuevo pero dicho más alto y más claro.
Y ahora el presidente podría salir y decir que nadie está por encima de la ley (ese sí que es un principio de la democracia, y no la cintura), que la Constitución es la ley fundamental que nos dimos todos los españoles y que, mientras no lo decidamos todos, esa ley no se puede suspender. Claro que uno se acuerda del Estatuto recién aprobado, rememora la visión laxa que de la Constitución tiene el PSOE y descubre que probablemente saldrán, dirán que el proceso sigue en marcha, que no ven obstáculos insalvables para continuar adelante, que esto no es más que retórica y aquí paz (miedosa y en silencio) y después gloria (para los nacionalistas vascos).
Por cierto que los pistoleros añaden una frase destacable: “La sociedad española haría bien en apoyar las posiciones y los pasos de quienes actúen de manera valiente [...] en pos de una solución democrática, dando la espalda a quienes insisten en alimentar la injusticia y el odio".
Al fin un poco de sentido común. Hagan un esfuerzo y recuerden quienes han alimentado la injusticia y el odio en este país en estas últimas décadas y quienes han luchado de manera valiente por la democracia en este país. Recuerden, pues, quienes han sido las víctimas y quienes los verdugos y por una vez, y sin que sirva de precedente, podrán decir que había algo de verdad en una frase salida de la boca de los asesinos.

Escrito por Feyn Dem en: 9:27 PM | Comentarios (0)

Junio 19, 2006

Desconectados

Para muchos el dato más relevante que arroja el referéndum de ayer en Cataluña fue el de la escasa participación. Al margen de lo legitimado que quede un texto que será aplicado con un respaldo popular tan escaso, lo que más me llama la atención es la tendencia que muestran los políticos españoles a meterse en charcos al grito de “los ciudadanos lo exigen” para que luego esos mismos ciudadanos se queden en su casa o en la playa y no se acerquen a las urnas ni por curiosidad.
Repasando los índices de participación en los referendos que en España han sido en las últimas décadas pasamos de los altísimos índices de participación de dos primeros (el de la ley de reforma política y el de la Constitución del 78), uno aceptable en el de la OTAN (casi 60%) y el ridículo inconmensurable del último sobre la “constitución europea” (menos del 42% de participación que algunos siguen vendiendo como un éxito). Ahora podemos sumar en Cataluña una participación inferior al 50% en un referéndum sobre la reforma del Estatuto de Autonomía. Dando por hecho que todas las cuestiones consultadas (salvo en el caso de la OTAN) se refieren a importantísimas reformas del sistema político tendremos que concluir que esos proyectos han conseguido una implicación cada vez menor de los ciudadanos. Es decir, que los grandes planes de los políticos poco tienen que ver con los proyectos y preocupaciones de los votantes.
Eso, en un sistema como el nuestro, es posible que tenga poca importancia y menos consecuencias pero abre la puerta a proyectos paralelos que sean capaces de atrapar la atención del ciudadano desencantado con la actual escena política. Tenemos un ejemplo, cuya dimensión está por demostrar, en Ciudadanos de Cataluña, un proyecto civil, poco ideologizado pero muy cercano a las preocupaciones de un grupo importante de votantes (y no sólo en Cataluña). Esa es la opción “buena”, la aparición de agrupaciones cívicas críticas y alejadas de la burocracia de los partidos “institucionales” supondría un soplo de aire fresca más que necesario en nuestras instituciones. Pero también existe el otro lado. Las actuales circunstancias también favorecen la aparición de demagogos de todo tipo que puedan aprovechar las preocupaciones ciudadanas mal atendidas para hacerse un hueco en la política nacional. Grupos como ERC ya podemos considerarlos como un ejemplo de este tipo de elementos y no me cabe duda de que aparecerán más.
Durante cuánto tiempo podrán los partidos “tradicionales” mantener su electorado más o menos cautivo frente a opciones que, para bien o para mal, tratarán de encontrar un espacio propio dependerá en gran medida de que esos partidos reaccionen y abandonen sus faraónicos proyectos a cambio de una política de gestión de los problemas reales de los ciudadanos. No es que tengamos demasiadas muestras de que ese sea el camino de los grandes partidos nacionales y cuanto más desconectados queden del común de los mortales más sencillo será que en el futuro tengan razones para echarse las manos a la cabeza.

Escrito por Feyn Dem en: 7:10 PM | Comentarios (1)

Junio 14, 2006

Algo habrán hecho

Si les agreden como a Arcadi Espada, si les lanzan huevos como a Rajoy, si les escupen y zarandean su coche como a Acebes. Algo habrán hecho, nos dicen. Y sólo vemos las agresiones que sufren personas públicas y en muchos casos protegidas por escoltas. ¿Qué clase de situaciones tendrán que soportar los ciudadanos anónimos, indefensos, cuya libertad está en manos de los mismos que ahora justifican lo sucedido estos días en Cataluña? ¿A que clase de silencio no se verán obligados para evitar el ojo vigilante del “bienpensar” catalán? No es más que historia, no es más que fascismo, comunismo, no es más que otra teocracia, la del dios-nación, la del dios-lengua, la del dios-identidad.
¿Tendrá o no tendrá esto sus consecuencias? Si la gente del PP muestra un poco de inteligencia política seguirán llevando a sus dirigentes a cualquier plaza catalana. La imagen del partido de Rajoy, un poco endeble y aún renqueante tras ocho años de gobierno y todo lo que el poder trae consigo, no puede sino verse fortalecida con la imagen de sus dirigentes atacados por una caterva de energúmenos respaldados implícitamente por la plana mayor de la política catalana. Lo mismo vale para los Ciudadanos de Cataluña, curtidos ya en esto de plantar cara al nacionalismo de los ERC, CiU o PSC de turno.
Tampoco está de más poner bajo los focos el fruto de décadas de instrucción en la intolerancia y el nacionalismo obligatorio. Un montón de críos, poco más que una manada ciega y lerda, empujados por unos cuantos cincuentones ansiosos de poder. Siempre han estado ahí pero ahora les vemos más y mejor y quizás eso nos sirva para prepararnos para lo que vendrá.

Escrito por Feyn Dem en: 5:47 PM | Comentarios (2)

Junio 7, 2006

Excepcional y justificado

Hacienda somos todos y RTVE, también. Visto que el tamaño de la bestia ya era tan escandaloso que empezaba a ser complicado mantenerla a buen recaudo, el Gobierno decidió imponer una buena dieta al pobre animal, a ver si, con un tamaño más discreto, resultaba ser un blanco menos sencillo de apuntar. Para ello, han decidido prejubilar a alrededor de 4000 empleados con unas condiciones... señores, ¡qué condiciones! Todos aquellos con una antigüedad superior a los 10 años y que tengan cumplidos 52 años o más a 31 de diciembre de 2006 (y se extenderá para todos aquellos que los cumplan en 2008) serán prejubilados con un 72% del salario bruto del último año (nada de medias) pero con un sistema de compensaciones que permitirá que ese porcentaje llegue hasta el 89% (se supone que como máximo) y se irá actualizando un 2% anual. Jubilados perdiendo un 10% a los 52 años, el sueño de todo españolito y además, si el implicado posee un mínimo espíritu emprendedor podrá trabajar en cualquier otra cosa sin perder el sueldecillo de prejubileta de RTVE.
Y decía el programa electoral del PSOE en 2004: “Durante los últimos años, más de cien mil trabajadores han sido prejubilados. (...) Esto supone un despilfarro de recursos humanos que nuestra economía no puede permitirse. Frente a ello, queremos hacer compatible la prejubilación con algunas formas de trabajo a tiempo parcial; impidiendo, salvo en casos excepcionales y justificados, el uso de recursos públicos para ajustes laborales que supongan jubilaciones anticipadas.”
Si no les ha quedado claro lo que es un caso “excepcional y justificado”, se pasan por Ferraz que allí se lo explican en un par de tardes.

Escrito por Feyn Dem en: 5:37 PM | Comentarios (1)

Junio 4, 2006

Ya lo decía Gila

“Me habéis matado un hijo pero lo que me he reído...”. Se ve que el “señor” Maqueda (¡senador!) quiere que compartamos su extraño sentido del humor. Ese que consiste en amenazar de muerte a todos los que no se declaren nacionalistas. Ahora su famosa frase (“El que no se sienta nacionalista ni quiera a lo suyo no tiene derecho a vivir”) resulta ser una “coletilla” utilizada en un ambiente “distendido y relajado” (es lo que tiene ser senador, que te prepara para relajarte prácticamente en cualquier sitio). Vamos, que era una broma.
Joder, Maqueda, haberlo dicho antes. Y yo pensando que eras un mal nacido, discípulo (un tanto retardado) de tantos y tantos genocidas que en el mundo han sido.
Se ve que en este ambiente nuevo, propio de una democracia avanzada, puede uno desear la muerte a los demás y esperar que los afectados se lo tomen con humor. Tampoco es tan raro, estos días nos están pidiendo a todos los españoles (y en particular a las víctimas de ETA) que nos preparemos para mirar a los ojos a los asesinos y, quién sabe, para invitarles a unas cañas por dejar de matarnos.
Bueno, hombre, pues no ha sido nada. Eso sí, Maqueda, la próxima vez que nos mates en broma procura que en la grabación salgan las risas enlatadas, que si no lo mismo te interpretamos mal, cabronazo.

Escrito por Feyn Dem en: 11:20 AM | Comentarios (0)

Parecidos razonables

A uno y otro lado del Atlántico.

Escrito por Feyn Dem en: 11:19 AM | Comentarios (0)

Junio 3, 2006

Consentido

Si nunca le negamos nada a un niño es bastante probable que crezca para convertirse en un adulto malcriado que, acostumbrado a que nada se le niegue, sea incapaz de aceptar los actos de los demás si van en contra sus propósitos. ¿Deberíamos empezar a pensar que Zapatero fue uno de esos niños criado entre algodones, acunado con los mitos de su heroica familia, habituado a despreciar todo lo que no sean sus ideas y sus objetivos?
No le faltan al presidente ni la prepotencia ni la arrogancia. Ya ha demostrado en sobradas ocasiones que su “talante” es tan bueno para aquellos a quienes necesita o le alaban como negativo para todos aquellos que deciden confrontar sus ideas con otras distintas o sus ilusiones con los hechos.
Cuando el presidente afirma en una entrevista que no va “a consentir que nadie cuestione la mejor oportunidad para la paz” no es difícil imaginarle como a un pequeño caprichoso emperrado en conservar su juguete favorito. ¿Es posible que todo un presidente de una nación democrática tenga tan confundidos los esquemas como para creer que está en su mano consentir o no que le lleven la contraria? Parece que así es. Alguien en su Gobierno o en su partido, o algún amigo que todavía le aprecie y crea que lo suyo tiene remedio, debería advertirle de que él no es quien para decir a ningún español qué debe o no cuestionar. Usted sí que no es nadie, señor Zapatero, nadie, para cuestionar nuestra libertad para pensar y decir lo que nos apetezca sobre este “proceso de paz” o sobre cualquier otra cosa.
No consentirá, dice, “que los ciudadanos pierdan esta oportunidad” para la paz. Esos pobres ciudadanos estúpidos que, dejados de su mano, podrían perder la oportunidad de un futuro mejor, en paz, en el paraíso socialista en el que nadie cuestiona la sabiduría eterna del gran maestro Zapatero y en el que la justicia no puede “determinar ni condicionar” ninguna de sus decisiones.
Y ahora el niño consentido, abrazado a su oso de peluche con una bandera republicana anudada al cuello, se retira a dormir satisfecho. Sus padres probablemente están en el salón, quizás empiecen a darse cuenta de que tienen un problema.

Escrito por Feyn Dem en: 11:38 AM | Comentarios (4)