21 de Septiembre 2006

Clases de idiomas al aire libre

Estaba seguro de encontrar algo apasionante que hacer en uno de los pocos días en que mi trabajo me deja ver el sol pero, ya ven, al final he decidido actualizar esta bitácora después de... mejor no lo miro y evito que me entre cargo de conciencia.
Empezaremos con algo facilito para desentumecer los músculos. Afortunadamente, ha acudido en mi ayuda cierto miembro de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona que ha anunciado que no acudirá al pregón de las fiestas de la Mercé por darse este en español. El tipo en cuestión, un tal Jordi Portabella, ha soltado un discurso sobre la obligación de potenciar la identidad catalana, ejercer de capital del catalán, etc, etc...
Yo, sinceramente, no tengo ningún problema con la decisión del señor Portabella. Que no vaya. Es más, ya que se pone, creo que no debería acudir a ningún sitio donde se hable otro idioma que no sea el catalán. Eso sí que sería una muestra de apoyo contundente a esa lengua además de un profundo alivio para todos los que preferimos no leer patochadas en la prensa. Confío en que tanto él como sus correligionarios, gente de principios firmes a la par que miopes (los principios, no ellos, que quizás también), seguirán esta iniciativa al pie de la letra de ahora en adelante. Nos reiremos menos, cierto, pero seguro que el progreso del catalán será arrollador.
Dice Portabella que se trata de un acto simbólico, lo que quizás explica que este señor no faltara al pregón en ocasiones anteriores en las que se pronunció en español e incluso en francés, según leo en El Mundo de papel. Yo les recomiendo que acudan al pregón y conviertan esto de darlo en español, francés o esperanto en una tradición. Es posible que, abandonados en las manos de Portabella, sea la única forma que tengan algunos en el futuro de aprender idiomas en Barcelona.
Y ahora, a desaparecer otra vez...

Escrito por Feyn Dem en: 7:24 PM | Comentarios (0)